Odisea de un grupo de estudiantes pampeanos en Brasil

Se rompió el colectivo en la localidad de Canapé, sin saber cuándo podrán continuar viaje hacia Realicó. La empresa metió 100 chicos en un micro para llegar a un parador. Además, sufrieron varios incumplimientos durante la estadía.

Un grupo de estudiantes secundarios de Realicó y varios pueblos de la zona atraviesan una odisea desde que salieron de viaje hacia Brasil. La empresa contratada, London Travel de Bahía Blanca, incumplió con varios ítems de lo acordado y los chicos se encuentran, desde ayer, varados en la localidad brasileña de Canapé, sin saber cuándo podrán continuar viaje.  

Los egresados que realizan el viaje pertenecen al Instituto Parroquial Sagrada Familia, el Colegio secundario Witralén, la Epet Nº 6 y la Escuela de Comercio de Realicó.

Según pudo saber El Diario, el viaje arrancó mal porque los chicos, debían salir un día de la semana pasada, a las 11 horas, y recién partieron al otro día, pero a las 23. Es decir, más de un día de demora, lo que se sumó a la desconfianza de los padres por la empresa contratada.

Además, los chicos y chicas se enteraron en el micro que debían pasar por la ciudad cordobesa de Carlos Paz a buscar otro contingente, antes de seguir viaje hacia Brasil. Esta situación tampoco estaba estipulada en el servicio ofrecido por la empresa London Travel, con sede en Bahía Blanca. 

En la provincia de Córdoba, la CNRT demoró al colectivo y debieron cambiar los choferes porque no cumplían con las horas de descanso desde Bahia Blanca hasta el país de destino. 

Los problemas siguieron durante el viaje: la cena prometida no fue tal, ya que los pasajeros solo recibieron unos sándwiches durante el extenso viaje hacia el país vecino. Incluso no les dieron agua a los pasajeros durante gran parte del viaje.

Al llegar a Brasil, las cosas no cambiaron. El lugar donde se alojaron no se parecía a lo que les habían vendido a los padres en Realicó. El Diario pudo saber que Había chicos que llamaron llorando a los padres: estaban asustados porque no les gustaba el lugar donde estaban.

Incluso, antes del viaje, desde la empresa les recomendó a los padres que no les dieran dinero a sus hijos e hijas porque tenían todo pago en Braasil, lo cual no fue cumplido.

Si bien la estadía transcurrió sin demasiados sobresaltos, los problemas se agravaron en el regreso al país. A la altura de la localidad de Canapé, perteneciente al municipio de Cachoeira do Sul, en el estado de Río Grande do Sul, uno de los colectivos se rompió y los jóvenes quedaron varados durante varias horas, sin saber cuándo y cómo regresarían a Realicó.

Cuando los padres conocieron la situación, comenzaron los llamados a la empresa para que dé una solución al tema. La única solución fue trasladar a los jóvenes a un parador cercano, en la localidad de San Gabriel,  pero para hacer el traslado, la empresa metió los dos contingentes, más de 100 chicos y chicas, en un solo micro, con el peligro que ello representa.

Los chicos y chicas salieron ayer a las 18 horas y en la mañana de este sábado quedaron varados, a la espera de un repuesto para ver si pueden reparar el micro y seguir viaje.

Los padres esperan, en primer lugar, que sus hijos e hijas lleguen pronto a Realicó y, después, que la empresa se haga cargo de los problemas en el viaje. Hasta ahora, de los contactos con el propietario solo han obtenido respuestas agresivas e incluso invitaciones a pelear por parte del gerente de London Travel, Javier Azcurrain.  ((El Diario))

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *