La Mutual de Petroleros compró una clínica en Neuquén

La mutual del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa firmó un acuerdo millonario para adquirir el edificio y todo el equipamiento de la clínica CMIC, en Neuquén capital, que seguirá siendo administrada por la misma gestión hasta que el centro de salud se integre a la red de clínicas de la organización sindical. El objetivo es contar con más camas para derivaciones y así fortalecerse para competir con las prepagas.

Guillermo Pereyra, referente del gremio, explicó que se realizó el acuerdo para la primera erogación de los cuatro millones de dólares que se invertirán para la compra del centro de salud. La operación llegó después de una larga negociación con la familia Córdoba, propietaria de la clínica, pero no implica la adquisición de la sociedad sino solamente del edificio y el equipamiento.

Durante la firma, se aclaró que el centro de salud podrá ser utilizado por todos los vecinos de la región a través de distintos convenios o sus obras sociales, sin importar si son afiliados o no al sindicato petrolero. El espacio cuenta con 59 camas de internación, que permiten ampliar la capacidad de derivación y atención para la red de clínicas del sindicato.

«Por el tema de personal que estén todos tranquilos, vamos a tener continuidad porque comprar una clínica, no es una fábrica, hay personas internadas y distintas obras sociales. Es un proceso en el que va a seguir administrando CMIC hasta que tomemos la posesión nosotros, después vamos a tener integración para que se administre y se integre a las clínicas que tenemos», dijo Pereyra en relación al futuro de los médicos y otros trabajadores del CMIC.

Sobre la decisión de hacer esta millonaria inversión en salud, Pereyra aclaró que el sindicato avanza en la construcción de una segunda torre, que será igual a la anterior, en la calle Pinar, en el barrio Santa Genoveva de Neuquén capital. Sin embargo, explicó que sufrieron retrasos debido a las dificultades para importar equipamiento.

«Estamos construyendo la segunda torre, ya está firmado el contrato para la primera etapa de la torre, una de las mismas dimensiones en calle Pinar. El problema de importación de equipos y no podemos esperar más, sabemos cómo van a ser los cambios y los vaivenes de la política», dijo Pereyra y aclaró que la compra del CMIC permitirá contar con más camas disponibles para los trabajadores que llegan derivados desde el interior de Neuquén y también de Río Negro y de La Pampa.

Pereyra se refirió a los anuncios del presidente Javier Milei y su impacto en la administración de las obras sociales. «Fíjense lo que ha pasado con DNU, nos largan al terreno a competir con las prepagas, tenemos todas las condiciones para competir con las prepagas», dijo y agregó: «Damos todos los medicamentos gratis, derivaciones gratis. No tenemos listado de medicamentes, la gente compra con la receta y se le facilita todo. Estamos en condiciones de competir pero nos faltan camas, vienen derivados del interior y no hay camas, queremos asegurarnos las camas».

Este miércoles, los referentes del sindicato petrolero hicieron el primer pago de 400 mil dólares para comprar el CMIC. «Cuando salgan algunos papeles en 20 o 30 días, abonamos el resto para completar 2 millones de dólares. El resto lo vamos a pagar en diez cuotas trimestrales de 200 mil dólares», aseguró Pereyra.

La opinión de los petroleros sobre el DNU

Tras la publicación del mega DNU del presidente Javier Milei, desde distintos sectores de la economía se pronunciaron en relación al impacto futuro y su grado de constitucionalidad. Pereyra, por su parte, llamó a no hacer análisis apurados, al tiempo que celebró las conquistas para los trabajadores del petróleo que, según indicó, están garantizadas.

«No podemos adelantarnos a lo que no conocemos, falta un largo camino para recorrer, hacer un análisis de inconstitucionalidad apurado, lo tienen que hacer los técnicos, sólo podemos analizar cómo afecta a la actividad y poco y nada nos afecta», dijo y agregó: «»Los derechos de los trabajadores están asegurados, todo lo firmado fue a través de convenios colectivos de trabajo. Está asegurado para los compañeros, se cambiaron las zonas y eso trajo muchos beneficios económicos que no se pueden tocar».

Para el sindicalista, la crisis económica actual es un efecto de la mala administración de los últimos gobiernos «tanto de derecha como de izquierda» y la falta de inversiones para promover el desarrollo y la producción. «Sabíamos que esto estaba muy complicado, la tremenda deuda que nos ahoga desde que contrajo el gobierno de Macri sin pasar por el Congreso, 45 mil millones que si lo hubiera puesto al crecimiento de nuestro país, generar trabajo, potenciar las pymes, no estaríamos hablando de esta manera, ahora estamos pagando la fiesta. Muy complicado con todo lo que se encuentra y hay que salir».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *