27 de mayo de 2024

Las horas y los días pasan y en Senillosa siguen sin tener noticias de Juan Guillermo Sepúlveda, el joven de 25 años que está desaparecido y que buscan de manera intensa desde el miércoles pasado.

Este sábado por la mañana, cerca de las 9, vecinos se reunieron e iniciaron una búsqueda implacable que fue más allá de los límites de la localidad neuquina.

A la par, persona policial trabajó con hermetismo sobre el caso. Sobre todo, porque el entorno más íntimo de Guillermo cree que podría estar muerto, ya que no hubo ningún tipo de noticia sobre su paradero y sus familiares ya piensan lo peor.

El único rastro hallado hasta el momento es una bota, que estaba cerca de la chacra a la que se dirigió el joven antes de desaparecer. Cerca, también hallaron sugestivas manchas de sangre en un árbol.

Con este contexto, el padre, también llamado Juan Guillermo, advirtió de sus sospechas sobre la Policía ya que confesó que su hijo tenía problemas de vieja data con un efectivo policial.

Los rastrillajes que lleva a cabo personal entrenado para la Búsqueda de Personas y de la comisaría local se suman a la búsqueda paralela que amigos, familiares y otros vecinos están llevando a cabo. Algunos caminan, mientras otros buscan a caballo. Recorrieron la zona del matadero y también tienen previsto revisar una vez más el basural.

Incluso es posible que la búsqueda se extienda más allá de Senillosa y llegue hasta China Muerta.

Recordaron que Guillermo es padre de dos criaturas de 4 y 5 años y siempre regresaba a su casa. Nunca antes había estado ausente, mucho menos tantos días.

La denuncia por desaparición de persona la radicó su padre al volver del campo donde vive, el miércoles, en la comisaría del pueblo.

«Creo que me lo mataron»

Lo último que se supo del joven de 25 años es que fue a cobrar un dinero a la casa de un vecino, en inmediaciones de la comisaría y el municipio.

El padre del joven pudo acreditar que el vecino le pagó el dinero y luego le perdió el rastro. Para cuando regresó del campo donde está viviendo, fue a radicar la denuncia en la unidad policial. Eso fue el 19 de octubre por la tarde. «No me la quisieron tomar hasta las 18», dijo.

Enseguida con otros vecinos, amigos y familiares comenzaron a buscar a Guillermo por todos los lugares donde se cree que estuvo el joven. «Nos encontramos con una bota cerca de un canal y un alambre de esos que se usan para atar fardos. También manchas de sangre cerca del puente que va a la cárcel. Pero los perros que pasaron por ahí no le dan bolilla ni a la bota ni a las manchas de sangre. Pasan de largo hasta llegar a la Ruta 22 donde hay un canal chico. Ahí se pierde el rastro», comentó.

A cuatro días de su desaparición, confesó que piensa lo peor y sospecha de la Policía ya que su hijo tenía problemas de vieja data con un efectivo de Senillosa. En algún momento llegó a estar detenido y recibió una golpiza. «Yo creo que me lo mataron», expresó.

El hombre aseveró que su hijo «nunca dejó a su familia sola» y llamó la atención sobre el extraño comportamiento que ha tenido el comisario del pueblo. «Me esquiva, no me da la cara», dijo. «Se lo dije a la Fiscalía», agregó.

Juan Guillermo es un joven muy conocido por todo Senillosa. Le dicen «Juancito». «Es muy raro que nadie lo haya visto, ningún chacarero», detalló el padre.((LMN))

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *