La mujer policía estaba de servicio y no superó el test de alcoholemia

La calurosa y agobiante tarde de domingo no terminó bien para una joven policía que cumplía servicio. Es que en un patrullaje de rutina se encontró con una moto a la que no pudo esquivar.

El hecho se produjo poco antes de las 21 en la zona este de Roca, en jurisdicción de la Comisaría 47° de JJ Gómez, en Gelonch y Mari Menuco del barrio Carlos Soria, y requirió la presencia de los inspectores de tránsito del municipio.

El choque no fue grave, solo roturas en la moto y en la camioneta Nissan Frontier de la Policía. Es más no fue necesario convocar a la ambulancia del hospital porque el joven motociclista no presentaba heridas. Pero lo llamativo del caso fue cuando, por cuestiones de rutina, los inspectores de tránsito debieron realizar los controles de alcoholemia a los conductores de ambos vehículos.

Primero le realizaron la prueba con el alcoholímetro certificado al motociclista, que dió por debajo del 0,5 de alcohol en sangre que permite la vieja ordenanza que aún rige en la ciudad.

Pero al realizarle el test a la policía que manejaba la patrulla, el aparato registró aliento etílico, por lo que debieron realizar nuevamente la prueba que dió por encima del cero que indica la ley para conducir vehículos de seguridad.

Al ser un hecho leve, las actuaciones serán administrativas por qué en el choque se vio afectado el patrimonio de la Policía. Y además se iniciará un legajo disciplinario hacia la policía por manejar con alcohol en sangre y en horario de servicio. De todas maneras, también sufrirá el retiro del carnet y la respectiva multa.((MI))

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *