Dicen que en lejanas épocas los teros eran señores muy ricos que desde hacía tiempo tenían instalado un negocio de ventas de ropas.

Ganaban mucho con sus ventas y tenían como principales clientas a las vizcachas, señoras bien coquetas que estrenaban trajes todos los días.

Los teros, que no sabían administrar lo que tenían, comenzaron a fiarles todo lo que les vendían. Ellas así seguían comprando y comprando y ellos, fiando y fiando.

Las deudas se hicieron tan abultadas, que los pobres teros sin poder cobrar esas enormes cuentas, se vieron obligados a cerrar el negocio, volviéndose «más pobres que una laucha», como dice el refrán. Sólo les quedaron los chalecos y las bombachas, que cuidaban muy especialmente caminando siempre derechitos para no ensuciarlas.

Cada vez que recordaban en las vizcachas se agarraban la cabeza y gritaban como locos. Habían pensado organizarse en parejas y llegar hasta sus cuevas para sacarles las telas o cobrarles las cuentas, pero ese día no llegaba nunca.

Entre tanto, a las vizcachas se les habían terminado los vestidos, ¡hacía tanto que no compraban! La verdad es que andaban tan rotosas y desarregladas que sólo salían de sus casas a la noche.

Los teros sabían que en ese momento podían encontrarlas y, cuando se aproximaban, bien enojados, gritaban fuerte: «¡Teruterú!, teré, Mi género…mi género, mi género!». Las vizcachas entonces huían a esconderse.

No querían ser vistas tan rotosas,tampoco el padre de ellas, que sentía mucha vergüenza y reprendía a su mujer y a sus hijas diciéndoles: «Vizcachas rotosas, no tienen vergüenza, no tienen vergüenza».

Desde entonces las vizcachas quedaron condenadas a salir de noche y los teros se quedaron con los chalecos negros y las bombachas blancas y lloraron mucho, por eso le quedaron los ojos enrojecidos para siempre.

Creencias populares:

Entre las creencias, circula que cuando el tero canta, predice lluvia y también que su canto anuncia la visita de parientes.

Yo agrego esto: cuando el tero grita de noche, anuncia que alguna persona se aproxima al rancho puede ser una «comisión de la gendarmería» , o algún desconocido Leyenda del teru teru Affraid …

Como el tero es un «bicho» que no emigra… los habitantes del lugar «conocen» sus gritos… y pueden deducir si el que se arrima el «cristiano» o animal…

link en el diario https://buendiacorrientes.wixsite.com/…/leyenda-del-tero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *