Un estudió reveló un terrible resultado: el agua de lluvia ya no es potable en ningún lugar del mundo

El agua de lluvia dejó de ser potable en cualquier lugar del mundo. Esto se debe a que la contaminación atmosférica llegó a sus niveles más extremos.

Según un estudio publicado por la Sociedad Americana de Química, científicos europeos advierten que los niveles de contaminación en la hidrósfera exceden lo recomendado para la seguridad humana. El agua está llena de polifluoroalquilados y perfluoroalquilados (PFOA, por sus siglas en inglés) y de acuerdo con la investigación ‘no hay vuelta atrás’.

«Basándonos en las últimas directrices de EE.UU. sobre el PFOA en el agua potable, el agua de lluvia de todo el mundo se consideraría no apta para el consumo”, dijo Ian Cousins, autor principal del estudio y profesor del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Estocolmo.

“Aunque en el mundo industrial no solemos beber agua de lluvia [directamente], muchas personas de todo el mundo esperan que sea segura para beber, y suministra muchas de nuestras fuentes de agua potable”, indicó.

Una situación irreversible

Los polifluoroalquilados y perfluoroalquilados son altamente fluorados y al descomponerse se transforman en sustancias con una composición química similar y son extremadamente difíciles de eliminar del ambiente. De acuerdo con el estudio, su presencia es prácticamente irreversible. En medio de una crisis por el agua, la contaminación provoca que sea aún más escasa.

Éstas son sólo algunas de las sustancias químicas persistentes en el ambiente, pero sus consecuencias en los seres humanos son terribles. Provocan problemas de salud como debilitación del sistema inmune e incluso cáncer.

“No puede ser que unos pocos se beneficien económicamente, mientras contaminan el agua potable de otros millones de personas y provocan graves problemas de salud” dijo Jane Muncke, la Directora General de la Fundación del Foro de Envasado de Alimentos de Zúrich (Suiza). “Las enormes cantidades que costará reducir los PFAS en el agua potable a niveles seguros, según los conocimientos científicos actuales, deben ser pagadas por la industria que produce y utiliza estas sustancias químicas tóxicas. El momento de actuar es ahora”.

A pesar de que esta investigación se centra en la lluvia contaminada, es imposible ignorar los otros recursos que se ven afectados. Según las recomendaciones europeas, tanto la tierra como el agua ya no son aptas para el consumo humano. La situación se ha vuelto tan complicada, que incluso naciones como los Países Bajos han decidido reducir las restricciones de producción.((NN))

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.