Alerta por la falta de ansiolíticos: por qué las farmacias se quedan sin este producto

Con la pandemia del coronavirus aumentaron los temores, insomnio, ansiedad, adicciones y otras cuestiones que engloba la salud mental. Al mismo tiempo, se disparó el consumo de clonazepam, en especial la marca Rivotril, situación que llevó al medicamento a ser uno de los 100 productos más dispensados del mercado nacional. Desde fines del mes de junio que el Rivotril está en falta en las farmacias. 

Según informaron desde los organismos reguladores, «desde hace unos meses se empezó a discontinuar la entrega en sus distintas presentaciones y, en el último mes, desapareció el producto de los sitios web de las droguerías».

Esto sucede porque «hay muchos pacientes que toman esta marca en particular de clonazepam desde hace muchos años, y es muy difícil convencerlas para que cambien la marca, a pesar de que son iguales y hasta más económicas».

Pese al problema de consumo que hay en la sociedad argentina con este producto, uno de los factores por los cuales el Rivotril está en falta, es porque existe un problema de distribución comercial de esta marca, que es elaborado por el laboratorio Roche en una planta ubicada en Brasil, y distribuido en Argentina por Investi. Pero desde el año pasado el producto fue vendido a nivel global a Cheplapharm Arzneimittel, una empresa alemana representada en Argentina por Biopas Argentina S.A.

Fuentes de Biopas confirmaron que desde el 1° de agosto son los responsables de Rivotril en la Argentina y admitieron demoras en el proceso de cambio de titularidad en la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). Pero aseguraron que van a estar liberando las seis presentaciones disponibles de Rivotril durante este mes.

¿Por qué los argentinos consumen tantos ansiolíticos?

Según el Observatorio Argentino de Drogas, las situaciones de estrés o ansiedad ligadas a la sobre tarea cotidiana y a la incertidumbre por la prolongación del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) dispararon el inicio o reinicio del consumo de psicofármacos. “La pandemia de Covid-19, que hasta hoy acecha al mundo entero, siempre tuvo otra detrás bautizada por psiquiatras, neurocientíficos y epidemiólogos como la pandemia mental, una que disparó los números del consumo de psicofármacos”, dice el informe más reciente de la Confederación Farmacéutica Argentina.

Según este documento, el consumo de psicofármacos, entre los cuales se encuentra el Rivotril, aumentó un 4,14% en 2021, y además, demuestra que el clonazepam está dentro de los 100 productos más dispensados del mercado ético con algo más de 10,9 millones de unidades anuales.

Radio Norte

Radio Norte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *