Se proyecta una complicada semana para el sector de salud, con un paro de 120 horas

Mañana lunes comenzará una nueva semana con medidas de fuerza por parte del gremio de la sanidad ASSPUR, en consonancia con la falta de respuestas de un aumento salarial. 

Será con un paro de 120 horas; es decir, de cinco días consecutivos.

En el primer día se encintará el hospital público de Viedma y se sumarán más pancartas y folletos en contra del gobierno en los vidrios del centro de salud.

El miércoles será la jornada más cargada, con un corte en el Puente Nuevo de Viedma y en las rutas de más congestión de la provincia, en la primera mañana.

En sintonía, habrá asambleas, acampes, permanencias, movilizaciones y demás acciones en los hospitales de todo el territorio provincial.

Recién el miércoles 8 de junio tendrán una reunión en el Ministerio de Trabajo. Solamente un adelanto de esa cita y un acuerdo con el gobierno provincial podría evitar estas drásticas medidas de fuerza.

En la última conferencia de prensa, la referente de ASSPUR Marisa Albano expuso: «La situación se sigue agravando en todos los hospitales, es gradual, pero ya se van presentando renuncias al ver la negativa del gobierno. Los profesionales no ven esperanzas de que el gobierno cambie el discurso de no ser sentarnos y de no reconocer el salario de los trabajadores, así que se van y ya tenemos un 30 por ciento de médicos que se han ido de la provincia».

«Del 70 por ciento restante la mitad trabaja media jornada en el hospital público y media jornada en el privado, en toda la provincia, y esto claramente afecta a la atención”, agregó.((NN))

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.