Rusia bombardeó un hospital de niños en Ucrania: «Fue atroz»

El Gobierno ucraniano denunció que las tropas rusas bombardearon un hospital de niños en la ciudad de Mariupol. El presidente Volodymyr Zelensky dijo que había personas atrapadas bajo los escombros y pidió a los líderes occidentales que impusieran una zona de exclusión aérea.

Las autoridades de Ucrania se encargaron de hacer públicas las imágenes aparentemente desde el interior del hospital, que parecía severamente dañado por el ataque. Un funcionario regional declaró a los medios de comunicación ucranianos que al menos 17 personas resultaron heridas, entre personal y pacientes.

Pavlo Kyrylenko, jefe de la administración regional de Donetsk, que incluye la ciudad de Mariupol, dijo que no se había confirmado ninguna muerte, y que no se habían confirmado heridos entre los niños. Afirmó además que el ataque se produjo durante un alto el fuego acordado con la parte rusa.

El ayuntamiento de Mariupol informó que el ataque había causado «daños colosales», y publicó imágenes que mostraban edificios quemados, coches destruidos y un enorme cráter frente al hospital.

«No entendemos cómo es posible en la vida moderna bombardear un hospital infantil. La gente no puede creer que sea cierto», dijo a la BBC el alcalde adjunto de Mariupol, Serhiy Orlov.

El ataque «destruyó literalmente» la maternidad y una unidad de pediatría, dijo Kirilenko, líder de la región sureña del Donetsk, y advirtió que un piloto ruso evidentemente sabía dónde aterrizaría la bomba.

Los videos publicados por Kirilenko y las autoridades de la ciudad muestran el momento de la evacuación del hospital, con una mujer en una camilla y otra ayudada por dos hombres mientras sale del edificio.

Apenas conocido el ataque, el vocero de la ONU, Stéphane Dujarric, aseguró que ningún centro de salud «debería ser jamás un objetivo».

La ONU y la Organización Mundial de la Salud (OMS) reclaman «el cese inmediato de los ataques a las instalaciones de salud, hospitales, trabajadores de la salud, ambulancias», remarcó Dujarric durante su conferencia de prensa diaria.

Por otro lado, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, denunció también en conferencia de prensa que al menos diez miembros del personal sanitario murieron y 16 resultaron heridos en 18 ataques contra instalaciones médicas durante la guerra.

Estos ataques contra edificios destinados a la atención médica, ambulancias y otros objetivos civiles «privan a comunidades enteras de cuidados sanitarios», lamentó Tedros, quien reclamó a Rusia que «permita el acceso sin obstáculos de aquellos que lo necesiten a esta asistencia».

La OMS envió 81 toneladas de material sanitario a Ucrania, incluidas cinco toneladas que este martes llegaron a la capital de Kiev.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.