Rivero aclaró el conflicto de la estación de servicios y pidió disculpas

El presidente del Concejo Municipal de Campo Grande, Ariel Rivero hizo referencia al malentendido vinculado al hecho registrado en la estación de servicios YPF de Viedma donde se produjo una discusión con empleados de la firma.

El jefe comunal envió sus disculpas en primera instancia a las personas que se pueden haber visto afectadas por la situación, aclarando que no fue el protagonista como se indica en la publicación que lo involucra, aunque “asumo la  responsabilidad que me cabe ya que fue efectivamente protagonizado por una persona que cumple servicios laborales bajo mi órbita”.

Precisó en cuanto al hecho en sí,  que luego de cumplir una serie de actividades oficiales se dirigió con el chofer a cargar combustible para emprender el regreso a su ciudad.

Luego de llenar el tanque y abonar 4.100 pesos, iniciaron el viaje. A los pocos metros el chofer se detiene y comenta que el tanque no estaba lleno, por lo que vuelve al lugar.

Rivero indicó sobre esta instancia que “mientras yo permanecía en el vehículo se bajó del auto y realizó el reclamo al playero que le indicó que lo hiciera con el encargado, por lo que el chofer ingresó a la oficina y lo puso en antecedentes”.

Agregó que “cuando observo, a partir de las gesticulaciones, que se producía una discusión entre el chofer y el encargado me baje a fin de evitar que prosiguiera y alejé al chofer del lugar. En ese momento el playero intenta agregar el combustible y se detecta que el problema era un inconveniente en el flotante o en el marcador que indica la cantidad de combustible”.

Según el jefe comunal “el chofer pidió las disculpas del caso a quien había despachado e intentamos emprender el viaje, cuando sale el encargado a manifestar su desagrado por la discusión y por el trato que el chofer había tenido con el joven. Es ahí cuando se produce la partida, y la intención del encargado y los chicos de detener la marcha”.

Insistió en que “en todo momento estuve ausente del episodio y mi intervención solo fue para tratar de apaciguar los ánimos, todo lo que se puede comprobar efectivamente si accede a la totalidad de las filmaciones de las cámaras del comercio”.

Repitió “el pedido de disculpas asumiendo la responsabilidad que me corresponde. Quienes me conocen saben que siempre he tenido y tengo una actitud tranquila y conciliadora y que jamás se me hubiera ocurrido agredir verbalmente a un trabajador y mucho menos incumplir con abonar lo que corresponde”.

(Noticias Net)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.