Petroleros: ganó Rucci con el 85 de los votos

Finalmente, no hubo sorpresas: Marcelo Rucci se impuso por un amplio margen en las eleciones del gremio con más poder en Vaca Muerta. De este modo, ocupará el cargo de secretario general por los próximos cuatro años. El resultado también marca una nueva situación en la conducción gremial: luego de 38 años, Guillermo Pereyra deja el cargo, si bien continuará en un estamento clave de la organización, al frente de la mutual gremial.

Cerca de las 20.30, con el 57% de las mesas escrutadas, cuando la tendencia era irreversible, Rucci, candidato de la oficialista lista Azul y Blanca, obtenía el 85 de los votos. Lo siguieron la lista Verde (13%) y la Naranja, con el 2%.

El nuevo secretario general asumirá el próximo 12 de diciembre, Día Nacional del Petróleo y su mandato se extenderá por los próximos cuatro años.

Hasta entonces, seguirá en su actual puesto de secretario administrativo de la poderosa entidad que representa a unos 22.000 petroleros de la Cuenca Neuquina (Neuquén, Río Negro, Mendoza y La Pampa).

Los comicios se habían desarrollado con normalidad, de acuerdo a lo que informó el área de comunicación del gremio. Esto, hasta promediar la tarde, cuando trascendió una denuncia: la lista Verde sostuvo que una persona armada se llevó una urna, la número 49, en el yacimiento Río Neuquén. Lo hizo a punta de pistola. En esa mesa el comicio fue suspendido.

El gremio según informó, hizo la denuncia policial pertinente y reservó en la Junta Electoral el padrón de la mesa y la documentación respaldatoria con lo sucedido.

Cerca de las 20.30 Rucci salió a reconocer la victoria. Fue en la sede del gremio, en la zona del Bajo de la capital neuquina. Allí varios centenares de petroleros abroquelados en el oficialismo se congregaron desde temprano para esperar el resultado.

“Obtuvimos un triunfo aplastante, pese a la campaña de difamación. Los trabajadores no se vendieron a intereses corporativos y mostraron su lealtad”, dijo el electo secretario general, ex intendente de Rincón de los Sauces, que tendrá como secretario adjunto a Ernesto Inal, quien reemplazó en la lista a Ricardo Dewey, quien falleció el mes pasado en un accidente de tránsito en medio de la campaña. Rucci agradeció a la miltancia, los fiscales, quienes «demostraron que hoy era un día azul y blanco».

En el plano político, Rucci definió en los días previos que buscará una “continuidad” respecto de la actualidad del gremio. Pereyra, si bien seguirá dentro de un lugar estratégico del sindicato, parece haber abierto sus aspiraciones a la arena política por fuera de la entidad.

El ex senador por el MPN, del que es una pieza clave, dijo que no se retira de la política el último fin de semana en una acto en el que el gremio congregó al secretario de Energía de la Nación Darío Martínez y a las dos facciones en disputa del partido provincial, si bien hoy están con los pies dentro del mismo plato dado por las elecciones nacionales: el sector azul, encarnado por el presidente del partido Omar Gutiérrez y el primer candidato a diputado nacional en la lista del partido provincial, Rolando Figueroa, quien se impuso en la interna abierta de las PASO.

El gremio viene de conseguir un acuerdo con las petroleras, que acaso prefieren la continuidad de lo que ya conocen, y no una eventual sorpresa, pese a las buenas y malas que supieron alternar con la actual conducción. Ese acuerdo radicó en una modificación en la adenda del convenio colectivo petrolero que en los hechos amplió las dotaciones en los sets de fractura de Vaca Muerta y sumó más personal en los yacimientos en boca de pozo. Fue un guiño, también, en medio de la campaña al oficialismo dentro del sindicato. Y fue una forma de evitar un escollo adicional en un momento de despegue de la producción luego del capítulo local de la crisis mundial del petróleo que impuso la pandemia del COVID-19.

El comicio sumó buena parte de la atención dentro de la industria petrolera, en un contexto en que Vaca Muerta, una formación geológica que cruza el 60% de la provincia de Neuquén, viene apuntalando el incremento de la producción de crudo y gas, dos variables macroeconómicas centrales para la economía argentina, en un contexto de altos precios mundiales para el petróleo y el fluido. En ese contexto, las oportunidades y las estabilidad política, en parte, también tienen una variable determinante en las postura de la entidad sindical, un fabuloso andamiaje de recursos económicos y políticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.