Llevaba 50 costillares en la caja de la F-100

La diferencia de precio entre una margen y la otra del río Colorado hace que se incremente el tráfico de carne de manera ilegal, en vehículos sin autorización, sin respetar las medidas sanitarias y menos aún la cadena de frío.Esta vez el contrabando de asado fue detectado por la Brigada Rural de Río Colorado que detuvo a una camioneta Ford F-100 que en la caja llevaba 50 costillares que tenían como destino el Alto Valle.

De acuerdo con lo informado oficialmente por la Policía de Río Negro, el procedimiento se desarrolló en la ruta 22, en el kilómetro 874 entre Río Colorado y Choele Choel. El personal dispuesto sobre la ruta paró a una camioneta F-100 que era conducida por un hombre domiciliado en Roca. Luego de pedirle la documentación correspondientes y que el conductor no supiera explicar claramente que era lo que transportaba en la caja, tapado con una lona, detectaron que había una gran cantidad de bolsas de nylon con carne en su interior.

Al requisarlo exhaustivamente, se comprobó que había 50 costillares de unos 10 kilos de peso cada uno. Inmediatamente se procedió al secuestro y se inició una actuación contra el hombre de 53 años que transportaba la carne sin ningún tipo de habilitación y sin respetar las condiciones sanitarias para el traslado de la carne, lo que implica un importante riesgo para quienes pueden adquirir y consumir esa carne.

Desde la Policía se informó que la totalidad de los costillares fueron decomisados e incinerados en presencia de testigos, lo que quedó plasmado en las actas correspondientes.

El costo estimado de la mercadería secuestrada rondaría el medio millón de pesos en las carnicerías más importantes del Alto Valle, en tanto que en la zona de La Pampa o Buenos Aires, el valor se reduce sensiblemente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *