Gottardi :Tiene una condena de 11 años por siete hechos comprobados y podría tener el beneficio de las salidas de la cárcel.

Cuatro hermanas, ahora mayores,denunciaron a su padre biológico por abuso sexual infantil.

Los hechos ocurrieron cuando tenían entre 7 y 13 años. Pasaron años, pero arrastran la herida de lo vivido. Cuando crecieron juntaron fuerzas, decidieron romper el silencio, y en distintas etapas se animaron a hablar y denunciar.
La mayor de las hermanas, después de atravesar una gran depresión, denunció el 29 de Marzo del 2012, las dos que le siguen en junio del mismo año, y las más chica, en el 2016.

Hubo dos juicios, porque se logró determinar que cinco hechos ocurrieron entre Plottier y Senillosa, y un segundo juicio en la provincia de Río Negro, porque también hubo dos abusos comprobados en Catriel.

Por el primero, terminó siendo condenado, y comenzó a cumplir la pena el 1 de marzo del 2016. En el segundo juicio, se declaró culpable el 1 de junio del 2018.

La pena por los siete hechos cometidos contra sus propias hijas fue de 11 años de prisión efectiva .

Piden hoy para que los beneficios que la ley le otorga, le impida salir transitoriamente de la cárcel a mitad de la condena. Piden para que no exista la posibilidad de reducción de penas a abusadores, pedófilos y violadores.

Hoy Ivana, Gretel, Micaela y Tatiana Gottardi piden ayuda porque fueron notificadas que su progenitor abusador, Hugo Enrique Gottardi, puede comenzar muy pronto a gozar de salidas transitorias, por el sólo hecho de estar estudiando una carrera.

Las jóvenes, viralizaron un video donde cuentan sus vivencias, y sostienen que «la justicia neuquina le otorga más garantías a este tipo de personas que a las víctimas». «Es ridículo» sostienen indignadas.

https://www.instagram.com/tv/CMTdsVHAfC7/?utm_source=ig_embed (ver Video)

«Pedimos que los abusadores y violadores tengan perpetua» mientras repiten que vuelven a ser victimizadas y que sólo quieren vivir con una etapa cerrada.

El pedido de «Basta» de las cuatro hermanas, es el grito silencioso – o silenciado- de centenares o miles de mujeres que sobreviven como pueden a situaciones similares.

Legisladores neuquinos se involucraron recientemente ante el brutal femicidio de Guadalupe Curual en Villa la Angostura, vinculando el accionar de la policía y la justicia con estos crímenes evitables. hablaron de modificar leyes. Ojalá también analicen y tengan en cuenta los derechos de las víctimas de abuso o violación, para que no tengan que cruzarse con sus victimarios en la calle. (Mejor Informado)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.